Actividad física en la infancia (de 0 a 5 años)

En esta etapa, la actividad física consiste en jugar, realizar algún deporte o afición y desplazarse de forma activa en el entorno familiar, la escuela o en las actividades comunitarias.

La práctica de la actividad física ayuda a tu hijo o hija a:

  • Desarrollar un aparato locomotor (huesos, músculos y articulaciones) sano;
  • Desarrollar un sistema cardiovascular (corazón y pulmones) sano;
    aprender a controlar el sistema neuromuscular (coordinación y control de los movimientos);
  • Mantener un peso corporal saludable;
  • Fomentar la autoconfianza, integración e interacción social;
  • Tener mejor rendimiento escolar.

 

Recomendaciones de 0 a 5 años:

  • Puedes estimular la actividad física de tu hija o hijo desde el nacimiento, especialmente a través de juegos supervisados, en entornos seguros, en el suelo y/o con actividades acuáticas apropiadas.
  • Niños y niñas de 1 a 5 años capaces de caminar deberían estar activos/as durante al menos 3 horas cada día (alternando actividades de diferentes intensidades), repartidas a lo largo del día.

Ejemplos de actividades que puede practicar mi hijo o hija

ACTIVIDAD FÍSICA MODERADA:
  • Pasear
  • Bicicleta
  • Monopatín
  • Patinar
  • Jugar en la piscina
  • Jugar en los columpios
  • Jugar a la rayuela
  • Recoger juguetes
ACTIVIDAD FÍSICA INTENSA:
  • Jugar a pillar
  • Correr en bicileta
  • Saltar a la cuerda
  • Caminatas de montaña
  • Jugar a la carretilla, caballito
  • Trepar
  • Ayudar en la huerta o el jardín
  • Correr
  • Bailar