Actividad física en las personas adultas (de 18 a 64 años)

La práctica de la actividad física te va a ayudar a:

  • Tener menor riesgo de muerte por:
    • Cardiopatía coronaria
    • Hipertensión
    • Accidentes cerebrovasculares
    • Diabetes de tipo 2
    • Cáncer de colon y mama
  • Evitar la depresión;
  • Tener un menor riesgo de fractura de cadera o columna;
  • Presentar un mejor funcionamiento de mis sistemas cardiorrespiratorio y muscular;
  • Mantener más fácilmente el peso, y tener una mejor masa y composición corporal.

 

Recomendaciones de 18 a 64 años:

  • Deberías acumular cada semana como mínimo:
    • 150 minutos (2 ½ horas) semanales de actividad física moderada
    • Ó 75 minutos (1 ¼ hora) de actividad física intensa
    • O una combinación de ambas
  • La actividad se realizará en sesiones de 10 minutos como mínimo.
  • Dos veces o más por semana, conviene incluir actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares.

 

LA ACTIVIDAD FÍSICA POR UN TIEMPO SUPERIOR AL RECOMENDADO, REPORTARÁ UN BENEFICIO AÚN MAYOR PARA TU SALUD.

Es conveniente empezar con una actividad ligera y aumentar gradualmente con el tiempo la duración, la frecuencia y la intensidad. Valora hasta donde puedes llegar y aprende a parar cuando lo necesites ¡El ejercicio nunca debe causar dolor!

Si padeces alguna discapacidad, tendrás que adaptar estas recomendaciones en función de tu capacidad de ejercicio, de tus limitaciones y de los riesgos específicos para tu salud. Puedes consultarlo con el personal sanitario de tu centro de salud.

Si estás embarazada o en periodo puerperal o si padeces algún problema cardiaco, consulta al personal sanitario de tu centro de salud antes de intentar alcanzar los niveles recomendados de actividad física para tu grupo de edad.

SI NO REALIZAS NINGUNA ACTIVIDAD FÍSICA, CUALQUIER ACTIVIDAD INFERIOR A LOS NIVELES RECOMENDADOS SERÁ MÁS BENEFICIOSA QUE NO HACER NADA EN ABSOLUTO.

Ejemplos de actividades que puedes practicar

Aeróbica moderada:
  • Pasear
  • Nadar
  • Desplazarse en bicicleta
  • Bailar
  • Tareas domésticas (limpiar el polvo, los cristales, barrer, etc.)
  • Actividades dirigidas (Yoga, Taichi, Gimnasia, Aerobic, etc.)
Aeróbica intensa:
  • Caminar a paso rápido
  • Correr
  • Paseos rápidos en bicicleta
  • Saltar a la comba
  • Jugar a pala, tenis, balón
  • Caminatas por el monte
  • Practicar algún deporte
Fortalecimiento músculos:
  • Utilizar escaleras en vez de ascensor
  • Limpiar el coche
  • Cuidar el jardín o la huerta
  • Ejercicios de estiramientos
  • Ejercicios con pesas
  • Abdominales