/ Blogger: Mikel Bringas / in Opiniones / 1 comentario

Actividad física en la encuesta vasca de salud

Cada 5 años se realiza la encuesta vasca de salud. Este estudio incluye algunos apartados ligados a la actividad física. Por ello, la encuesta vasca de salud debería ser una de las bases para definir las políticas de promoción de actividad física en la CAPV.

La encuesta vasca de salud es un trabajo de una gran magnitud, capaz de alcanzar una amplia muestra (12.071 personas encuestadas), pero para que su inversión (repasando lo determinado en los presupuesto del GV en los últimos 5 años, 2018: 70.180€; 2017: 280.000€; 2016: 86.000€; 2015: 86.000€; 2014: 86.328€) esté justificada ha de ser interpretado y condicionar las políticas que se desarrollen.

«Pese a que la encuesta está fundamentada en el uso del IPAQ, lo primero que me llama la atención es la confusa terminología utilizada en la expresión de sus datos, que dificulta la interpretación de los resultados y complica su comparación con otros estudios internacionales. ¿No sería más correcto hablar de “actividad física”, “ejercicio físico”, “sedentarismo”, “personas activas e inactivas”, siguiendo las directrices de la OMS, en vez de los términos usados en este estudio?

En lo que afecta a la actividad física, el dato destacado del estudio ha sido que “en los últimos años se ha apreciado una disminución del sedentarismo de 6 y 8 puntos porcentuales en hombres y mujeres, respectivamente”:

Imagino que en realidad quiere referirse a inactividad física y no a sedentarismo. Sería bueno conocer el motivo de esa mejora y ver si existe alguna relación con las actuaciones realizadas por las entidades promotoras de actividad física. Asimismo se afirma “No obstante, el 20% de los hombres y el 27% de las mujeres no realiza ejercicio físico saludable”. Si tomamos otras referencias internacionales ¿estos datos no son muy optimistas? Recomiendo echar un ojo al tercer apartado del informe Lehen urrats.

Pero más allá de estos datos aportados para titulares, hay otros cuantos que me llaman la atención, y además he de reconocer que en algunos casos contradicen algunas impresiones subjetivas personales. Seguido los voy a exponer.

1.- Por territorios históricos, Mugiment tiene más presencia donde peor resultado se obtiene. Podemos interpretar el vaso medio lleno o medio vacío, es decir, que Mugiment no es efectivo o que está más presente donde más necesidad hay. Entiendo que Gipuzkoa debería ser el territorio más preocupado con los datos publicados, pues sus resultados son notablemente peores respecto a Bizkaia y Araba:

Y lo más preocupante es que si bien Bizkaia y Araba han logrado una mejora sustancial, Gipuzkoa ha empeorado respecto al 2013:

Si analizamos la imagen anterior, es impresionante la mejora obtenida en Bizkaia en los últimos 5 años.

Araba es el territorio que obtiene un resultado general más satisfactorio. Y acorde a esta realidad, son los valores de movilidad en bici, tal y como se muestra en otras sociedades en el capítulo sexto del informe Lehen urrats:

2.- Si ahondamos en la diferencia de Gipuzkoa respecto a los otros territorios, llama la atención el porcentaje de hombres de 15-24 años que realizan baja actividad física. Más del doble en Gipuzkoa respecto a Araba y Bizkaia:

3.- Pero si repasamos todas las franjas de edad de Gipuzkoa, los peores resultados no se sitúan en la edad 15-24, sino en la siguiente 25-44, tanto en hombres como en mujeres:

La magnitud de la diferencia entre territorios es considerable. En esa franja de 25-44, Araba obtiene un 25% mejor resultado que Gipuzkoa. Llama la atención positivamente el 90,4% en Araba en hombres en la franja de 15-24 años:

Si volvemos a comparar con los datos del 2013, observamos que el retroceso de Gipuzkoa se produce en ambos sexos en todas las franjas de edad excepto personas mayores de 75 años y chicas de 15-24 años:

Estos resultados podrían justificar los intentos que se están realizando en Gipuzkoa por ofrecer actuaciones destinadas a facilitar la conciliación, pues entiendo que es precisamente en esa franja de edad 25-44, donde más problemas de conciliación se pueden generar. Sin embargo, resulta contradictorio que en esa franja de edad, precisamente sea en Gipuzkoa donde más satisfacción se muestra con la actividad física realizada:

4.- Donde más similitud se muestra entre los tres territorios es entre las personas mayores de 75 años:

5.- La influencia de la clase social es mayor entre mujeres que entre hombres. Entre estos últimos podría entenderse casi despreciable:

6.- Pero por encima del sexo y la clase social, es la formación la variable que más condiciona la actividad física, en especial en las mujeres:

Acorde a estos datos, si queremos lograr una sociedad activa, el mejor camino para conseguirlo es aumentar su formación.

7.- Son las personas (tanto hombres como mujeres) de clase social más alta las que se sienten más limitadas por falta de tiempo. ¿Cuánto se parece la realidad a nuestra percepción? ¿Está condicionada nuestra percepción por nuestra clase social?:

Asimismo llama la atención la percepción de los hombres de clase más baja, respecto a la importancia de la falta de voluntad.

8.- La misma relación se expresa referido a la formación, siendo las personas más formadas (tanto hombres como mujeres) quienes expresan más limitación temporal:

9.- La diferencia general entre sexos es de un 6,6%:

Pero si nos fijamos en el deseo de realizar actividad física que expresa cada sexo, esta diferencia disminuye a un 5,3%. Por lo tanto, aparentemente, para que las mujeres realicen más actividad física, se debe incidir en su deseo para realizarla, y conforme a lo expuesto anteriormente quizás el camino sea mejorar en formación. Como esto es algo que ya está sucediendo, quizás el futuro sea bien distinto.

10.- La limitación temporal para la actividad física se manifiesta un poco superior en hombres que en mujeres. Llama la atención en este gráfico el dato referido a falta de voluntad entre los hombres alaveses

Por último, no soy capaz de encontrar los datos referidos al tiempo sentado/a (que precisamente presenta una novedad en la última encuesta respecto a las anteriores), ni tampoco lo referente a la pregunta 27 del cuestionario familiar (ejercicio físico en 6-15 años) que en mi opinión es uno de los datos más importantes para conocer el futuro y en consecuencia planificar políticas que lo mejoren.

Para finalizar, quiero animar a otros profesionales a debatir, completar y refutar las ideas aportadas en este artículo, pues insisto en que este estudio sin una correcta interpretación pierde utilidad.

Etiquetas:

Un comentario

Deja un comentario